36ªJornada

 
REAL OVIEDO
1
  Sergio García (63´)  
 
 

Gijón €
4
  Yoni (10´), Yacine (55´), Dani (58´), Pablo Pérez (94´)  
 
 
Real Oviedo
    Pol
0
 
    David Fernández
0
 
    Javi Hernández
0
 
    Alba
0
 
    Sergio Rodríguez
1
 
    Señé
0
 
    Héctor Simón
0
 
    Susaeta
1
 
    Annunziata
0
 
    Erice
1
 
    Sergio García
1
 
    Iván Rubio
0
 
    Diego Cervero
1
 
 
 
Gijón €
  Ayala
1
 
  Alberto
1
 
  Alex Menéndez
1
 
  Alain
2
 
  Jorge Meré
2
 
  Guitián
1
 
  Yoni
3
 
  Zambrano
1
 
  Yacine
1
 
  Dani
3
 
  Álvaro Bustos
1
 
  Benito
1
 
  Pablo Pérez
2
 
  Carlos Castro
1
 
 
   
 
 
 

0-1 (10´) Pifia de Javi Hernández y JONY bate por bajo a Pol.
0-2 (55´) YACINE a la contra.
0-3 (58´) DANI ajusta tras otra enorme actuación de la defensa.
1-3 (63´). SERGIO GARCIA tras chupar Señé lo indecible, para variar.
1-4 (94´). PABLO PËREZ de nuevo a la contra.

 
 
 

Cansancio, hastío, indignación...se hace complicado escribir algo sobre lo acontecido ayer. Sinceramente, pensé que tras perder con el filial del eterno rival en casa 0-1 en febrero de 2012 se había tocado fondo en cuanto a patéticos ridículos; me había equivocado porque en enero de 2013 de nuevo el filial del eterno rival nos metía 4 en su campo; en ese momento volví a decir para mis adentros: bueno, visto esto, ya es imposible caer más bajo y ser más ridículo....y me volví a equivocar, porque ayer mi Real Oviedo, ese al que empecé a ir en 1981 y donde prevalecían el orgullo, el valor y la garra, salía goleado de mi campo 1-4 ante el filial del eterno rival que le pegaba un baño por mucho que Robles me diga que el fútbol ha sido injusto.

Ayer más de 20.000 personas contemplaron atónitos un espectáculo dantesco de un equipo vulgar, donde únicamente Néstor Susaeta y Jon Erice pusieron en el campo lo que hay que poner; lo demás, un "quiero y no puedo", un "me escondo", un "no la suelto", un "toco, toco, y la pierdo", un "que hago yo aquí", un "corro p´arriba y que defienda Mariolino", y así un largo etcétera de patético fútbol.

La verdad, sinceramente, estoy hasta las narices. Años hace que lo único que onorgullece este escudo es su afición, que no deja de recibir ostia tras ostia para agradecerles tanto apoyo. Ya está bien.

 
 

 


5 visitas hoy