Temporada 1.939-1.940

 

Los efectos de la Guerra Civil dejan al Oviedo sin campo y sin varios jugadores.

 

La Guerra Civil fue un auténtico desastre para el país. Pero futbolísticamente hablando, dudamos que haya un equipo que lo haya sufrido tan de cerca como el Real Oviedo Club de Fútbol. En primer lugar, en esta Temporada 1.939-1.940, el Oviedo no pudo disputar la liga, ya que la Guerra destruyó totalmente el Estadio de Buenavista. En el campo se excavaron trincheras para refugiar a soldados, para posteriormente servir para instalar nidos de ametralladoras. Las bombas terminaron de destruir el estadio, dejando inservible el terreno de juego. Por eso, al iniciarse la temporada 39-40, la Directiva azul decidió pedir una dispensa a la Federación, para que se le guardase la plaza en 1ª división, dispensa a la que se accedió por parte de los dirigentes de la Federación.

Todo esto se podía catalogar como un mal menor, ya que la plantilla de jugadores quedó gravemente disgregada a causa de la contienda. Así, Casuco recibió heridas mortales que acabaron con su vida; Isidro Lángara se integró con la selección vasca y salió por Europa a jugar partidos de carácter amistoso. De ahí se marchó a América, donde quedó refugiado; otros jugadores decidieron marcharse del equipo para no pasarse la temporada en blanco. Así, Herrerita, Emilín y Riera se marcharon al Barcelona, y Pena volvió al Sporting de Gijón. De este modo no puede extrañar que el Real Oviedo comenzase la temporada siguiente en una precaria y delicada situación.